Llevando electricidad a la Cumbre de Europa

2017-06-13 - La tecnología de ABB conquista las montañas.

Emergiendo sobre una espectacular parte de los Alpes Suizos, el poderoso Jungfrau, con sus 4,158 metros, queda por encima de los otros montes Eiger y Mönch. En un espectacular viaje hasta la enorme y prominente silla de montar de la montaña, el Jungfraujoch, el ferrocarril del Jungfrau, pasa por túneles excavados en las montañas y llega a la “Cumbre de Europa”, la estación ferroviaria más alta de Europa a 3,453 metros sobre el nivel del mar. El viaje de 45 minutos transcurre a través de parajes de nieve, hielo y rocas, durante más de nueve kilómetros. La tecnología de ABB ha jugado un papel esencial en esta monumental hazaña de ingeniería. La línea original fue electrificada por Brown, Boveri, and Co. (BBC), la compañía precursora de la actual ABB y hoy, a más de cien años, la tecnología de ABB sigue suministrando energía a esta la línea, mientras que los transformadores de tracción a bordo de ABB alimentan a los trenes para subir a la cumbre a los visitantes durante todo el año.


Hasta un millón de pasajeros son transportados cada año por el ferrocarril Jungfrau a Jungfraujoch, lo que lo convierte en una de las atracciones turísticas e internacionales más populares de Suiza
: cerca del 70% de los visitantes provienen de Asia, sobre todo de China. Al llegar a la cumbre disfrutan de una experiencia alpina única, con vistas fantásticas de la región de los Alpes suizos Jungfrau-Aletsch, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO.


Todo empezó con una visión

Esta experiencia única es posible gracias a una innovación creada por el industrial y financiero suizo Adolf Guyer-Zeller had en 1893. Mientras hacía senderismo por la región, tuvo la visión de un túnel ferroviario excavado en las montañas hasta la cumbre del Jungfrau. Decidió que construiría un ferrocarril desde donde estaba hasta la emblemática montaña; esa misma tarde esbozó la ruta.

Desde el principio estuvo claro que la utilización de locomotoras de vapor estaba descartada para el ferrocarril Jungfrau, porque dos tercios de la ruta transcurrían por túneles. Casualmente los fundado res de BBC tuvieron al mismo tiempo la visión de utilizar la energía eléctrica en la nueva era que empezaba.

La ceremonia de inauguración del ferrocarril Jungfrau tuvo lugar en 1896, cuando la sección entre Kleine Scheidegg y el glaciar del Eiger se puso en servicio por primera vez. La sección final de Jungfraujoch se completó en 1912. El espíritu pionero de las dos compañías, Jungfrau Railway y ABB, creó no sólo una maravilla turística para el mundo, sino también una asociación empresarial que aún perdura.

Desarrollo de la tecnología

Desde el comienzo, BBC proporcionó los equipos eléctricos de tracción para las locomotoras del espectacular ferrocarril de montaña. Dado que el ferrocarril Jungfrau estuvo dotado de tracción por cremallera en algunas secciones hasta comienzos de la década de 1950 – la última sección transcurría casi en su totalidad sin cremallera – las locomotoras tenían que ser equipadas con un sistema combinado de tracción por cremallera y por adherencia.

Otra de sus peculiaridades técnicas se ha mantenido hasta hoy: el ferrocarril Jungfrau es uno de los cuatro únicos ferrocarriles del mundo movidos por energía eléctrica trifásica.
Cada uno de los vagones que llevan a los pasajeros a la Cumbre de Europa dispone de sistemas de tracción de ABB de última generación, que consisten en un transformador de tracción y un convertidor eléctrico compacto. Los sistemas de tracción convierten la energía eléctrica de la catenaria a los niveles de tensión y frecuencia requeridos por los motores del tren, además de suministrar la energía requerida por todos sus sistemas eléctricos.

Se puede decir que el convertidor de tracción hace de “pedal acelerador” en el tren, además de servir de caja de cambios y de freno, porque con los frenos eléctricos puede devolver la energía eléctrica generada a la red, a través del transformador de tracción. Esta capacidad del sistema supone una importante contribución a la eficiencia energética, especialmente para un ferrocarril de montaña, donde tres trenes bajando generan suficiente energía con sus frenos eléctricos para alimentar a un tren que sube.

El ferrocarril Jungfrau también está dotado de descargadores de ABB, que protegen a los trenes de las sobretensiones que pueden originarse, por ejemplo, a consecuencia de los rayos.

A pesar de la altitudes extremas por las que viaja, el ferrocarril Jungfrau circula durante todo el año, sean cuales sean las condiciones invernales. En la sección abierta de la línea, la nieve puede acumularse rápidamente hasta alturas superiores a un metro. Desde 2011, para garantizar que mantiene unos horarios cada día más exigentes; incluso durante fuertes nevadas, el ferrocarril Jungfrau dispone de una locomotora especial de Stadler Rail que incorpora una máquina quitanieves con una potencia ajustable capaz de lanzar la nieve a cada lado de la vía a distancias de entre 15 y 35 metros. Esta locomotora quitanieves única, dispone también de palas quitanieves abatibles y de un potente quitanieves de vía. Los dos motores de tracción y los dos motores para las quitanieves se alimentan de energía eléctrica con un transformador de tracción y un convertidor de ABB.

Generación eléctrica

Desde 1908, el ferrocarril Jungfrau ha generado la mayor parte de la energía de tracción que necesita en su propia central hidroeléctrica, cerca de Lütschental. En 1939, BBC instaló un innovador convertidor estático de frecuencia en la central eléctrica destinado a conectar la red eléctrica de tracción a 40 Hz con la red pública a 50 Hz. La compañía ha prestado sus servicios con confiabilidad durante más de 20 años. Recientemente ABB ha instalado en su central eléctrica un switchgear aislado en aire.

La subestación Wilderswil de la compañía eléctrica BKW es el principal punto de alimentación de toda la región del Jungfrau. Entre 2015 y 2016, BKW reemplazó y modernizó el switchgear de alta tensión para exteriores, con un switchgear blindado (GIS) de ABB para con ello poder garantizar la seguridad del suministro sostenible de electricidad a la región.

Hasta 2012 se utilizaron en el ferrocarril vagones cisterna con agua para el abastecimiento de Jungfraujoch y de las estaciones intermedias. Se requería transportar 14.000 litros diarios de agua a lo largo de la línea, lo que reducía la capacidad para los pasajeros. Para propiciar una solución más energéticamente eficiente, se han instalado dos bombas de alto rendimiento alimentadas con motores y convertidores de frecuencia de ABB que bombean el agua a través de una tubería de 7 km a una presión enorme, con lo que se reduce drásticamente la energía consumida. ABB también suministra esta solución a estaciones de esquí que necesitan un suministro de agua lo más eficiente posible para sus cañones de nieve, por ejemplo a St. Moritz, la sede de los últimos campeonatos mundiales de esquí.

Otros éxitos

El ferrocarril Jungfrau tiene un historial impresionante: en el año 2000 transportó unos 500.000 pasajeros hasta el Jungfraujoch. En 2015 alcanzó su primer millón de personas transportadas. Este salto cualitativo – que trajo consigo la demanda de más vagones de mayor capacidad – fue logrado principalmente gracias al desarrollo del turismo asiático, especialmente de China. Bajo la marca de “Cumbre de Europa”, el Jungfraujoch ha logrado establecerse como un destino esencial de cualquier viaje a Europa. ABB está orgullosa de ayudar a escribir esta historia de éxito con sus soluciones innovadoras, tanto para materiales de vía como para el material rodante.

      • Twitter
      • Facebook
      • LinkedIn
      • Weibo
      • Imprimir
      • E-mail
    seitp202 16bd977d73df01eec125813e0060102b